Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

15/05/2017

In voce

Desde hoy vamos a recordar estas dos palabras en latín casi seguro para toda la vida, palabras que yo por lo menos no las había oído nunca. Cosas del latín.

Nazar se ha adherido a la zona mixta por esta vía, "in voce", que según he podido indagar no es otra cosa que realizar un informe oral en vez de escrito.

Ya comenté que en Navarra se ha abierto una etapa en que los pueblos pueden hacer la petición al Parlamento Navarro para cambiarse de zona lingüística. También recordaréis que dije que no era la solución, por un lado porque no es lógico cargar a los ayuntamientos con estas decisiones, ya que debería ser una decisión del Gobierno de Navarra el que legislase este tipo de medidas.

A mí se me sigue haciendo difícil entender como en una misma comunidad se pueden hacer divisiones lingüísticas, se debería haber evitado esto por todos los medios.

Se ha llegado a una solución intermedia.

43 ayuntamientos pasarán de la zona no vascófona a la mixta. Supone el 28% de las localidades. También es necesario resaltar el caso de la Cendea de Zizur, que a pesar de que 7 concejos de 8 estaban en contra ha pedido pasarse de la zona mixta a la no vascófona. La disputa está asegurada.

Nazar y Genevilla han realizado las solicitudes in voce por lo que habrá que esperar a la votación en Comisión y esperar al pleno (de primeros de junio). Está bien Nazar va a estar en boca de los y las parlamentarias navarras, se preven unas semanas moviditas que habrá que seguir de cerca, para ver lo que ocurre con estas dos poblaciones.

En realidad tampoco tiene tanta importancia pues según mis cálculos esta es una medida intermedia que se acabará cuando el Gobierno de Navarra legisle sobre el tema, y espero que sea en el sentido de convertir a toda Navarra en una comunidad cooficial, con dos lenguas propias, el castellano y el euskera. Lenguas históricas, especialmente la lengua vasca.

Gerardo Luzuriaga

 

 

 

 

 

Dejar un comentario