Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

10/09/2020

Mirafuentes, fortaleza natural

Al oeste de Tierra Estella/Lizarraldea, en la Berrueza, tenemos las mugas con la Rioja y Araba. La Berrueza/Berrotza en una comarca de larga historia y un lugar con un encanto que merece la pena descubrir.
 
Yo conozco desde crio, por vínculos familiares, Sorlada con sus casas de rojiza piedra, su iglesia y su imponente basilica de San Gregorio, lugar de encuentro no sólo de los valles colindantes, sino de todo Nabarra, Araba, Rioja…
 
Otros pueblos conozco de visita, como Acedo, Mendaza, Ubago, Mues, Piedramillera y Otiñano, quedando Nazar y Asarta por visitar.
 
La Berrueza sorprende porque aparece citada históricamente en la crónica de Alfonso III en el siglo IX junto a Deio, Alaone, Pamplona, Bizkaia y Araba como tierras poseídas siempre por sus habitantes, independientes, es decir que no fueron conquistadas.
 
La verdad es que estas tierras guardan siempre desde ondulados y amplios valles, hasta laderas escarpadas de montaña, unidas en cierto modo al valle del Ega, sobre los que escribí en su día. Los pueblos están situados mayormente en las laderas, por las antiguas necesidades de defensa. Ahora leo en Wikipedia que en 1291 Ancin, Legaria y Oco también formaban parte del valle, lo cual veo bastante lógico.
 
Antes de centrarnos en Mirafuentes, me parece interesante una cita que hizo
el escritor Ángel Martínez Salazar: “En cierta ocasión, el prestigioso profesor Gregorio Monreal Zia –Premio Euskadi de Investigación, Catedrático, Doctor en Derecho, jurista, senador…- oyó decir al vicerrector de una gran universidad que los tres lugares más hermosos de Europa occidental serían la Toscana italiana, la Provenza francesa y el Ampurdan catalán. El ilustre hijo de Etayo ha tenido ocasión de conocer estas tres regiones del viejo continente y no puede menos que estar de acuerdo. Efectivamente, se trata de zonas extraordinarias, ¿pero las más, las más bonitas? "Tengo para mí -y perdónenme los disconformes, si es que los hubiera -que no hay un lugar comparable al conjunto de los valles de Ega y de la Berrueza."
Aunque es reincidir en el tema, en cierta ocasión que estuvimos al tiempo por la Toscana el Director de un periódico de Estella/Lizarra y yo, le hice la pregunta medio en broma, medio en serio sobre cual zona le pareció más bonita, si nuestros valles o la Toscana. Sin dudarlo, respondió “Valdega y la Berrueza”. Yo opinaba lo mismo. Será que los sentimientos nos traicionan, sin dejar de reconocer la belleza de todos los lugares.
 
Y terminando con el paisaje en otra ocasión le pregunté a una señora latinoamericana que qué le parecía el paisaje al pasar por Valdega/Berrueza, y me respondió “Que lindos, parecen campos de golf!”. Y es que primavera los campos con los brotes verdes son verdaderamente bonitos.
 
Eran pueblos donde la cuba de vino, humilde, era el consumo para todo el año de una casa. Una campana que marcaba las jornadas y aconteceres. El sustanciero, hueso de jamón se pasaba de casa en casa para hacer caldo para la cena. Os invito a leer a los autores que cito.
 
Centrándonos en Mirafuentes comentar que la primera visita a la localidad la hice hace más de 15 años. El motivo fue la curiosidad que me había despertado el libro “Mirafuentes” de David Mariezkurrena, el cual se lo compré a una compañera cuyo marido era de la localidad.
 
Pues bien la visita me impresionó, sobre todo la iglesia/fortaleza, con una especie de almenas en los laterales, que se erigía en un pequeño promontorio en cuyo alrededor circulaban caños de abundante agua. Viendo estos arroyicos, pensé que de ahí le venía el nombre “Mirafuentes”, ahora también denominado Iturriaga ‘lugar de fuentes’ en centros locales. Pero como indica el autor del libro es nombre nuevo.
Al contrario pasó con Miraballes (Bizkaia), cuyo nombre antiguo era Ugao ‘boca de agua’ (similar al vecino Ubago), que Juan I en 1375 le cambio de nombre e indicando que en lo sucesivo se le llamase Miraballes.
-Esta vez hemos vuelto a Mirafuentes, tras oir la profunda canción Erribera, un himno que nos traslada emocionalmente e irremediablemente a la Ribera, de Benito Lertxundi que versiona el jotero Rafael González Arana (Mirafuentes), la cual me ha gustado mucho por popular, unida a la tierra… También canta otras de las más hermosas canciones en euskera como Xalbadorren Heriotzean y Txoria Txori.
 
Rafael Gonzalez Arana ha sido durante 30 años vocalista del Grupo Navarrerías, y creo que actuó en Sevilla en el stand de Nabarra ante 4.000 personas. Conocido como el “Jotero de Mirafuentes”, tal como me cuenta un amigo de Mendaza era muy conocido en la Berrueza y los Arcos por sus interpretaciones.
 
Él me contó que su aficción le llego desde muy niño cantando en latín junto a su padre en la iglesia.
Pues bien, la jota y el euskera me llevó a hablar con él y su esposa, primero telefónicamente y después en visita a la localidad, queriendo agradecerles su amabilidad y hospitalidad, así como la información facilitada.
En Mirafuentes acompañados de otra señora visitamos la iglesia, lo cual fue una grata sorpresa, sobre todo la parte superior, ya que fue estancia del abad/guerrero por llamarlo de alguna forma, y de entonces hasta hace poco ha sido palomar. El acceso da al techo románico de la iglesia, alrededor del cual estaba el paso de ronda de los soldados para vigilar tanto hacía Codés como hacía Ubago y entorno. Es similar pero algo más pequeño que el de Artajona, tal como comento una señora.
 
Desde este lugar las vistas son impresionantes y estratégicas, ya que se ve la Sierra de Codés, una muralla natural, con la cumbre de Yoar/Ioar/Ibar… y las agudas rocas donde estaba el castillo de Punicastro. Dicho castillo con las defensas de Mirafuentes estaban unidas al de Sorlada (Peñalba), Monjardin, Zalatanbor (Lizarra)… para la defensa del las mugas del Viejo Reino de Nabarra.
 
Sorprende que desde estas antiguas almenas se vea toda la Berrueza, llegando hasta Mendaza. Y no sólo fue defensa la iglesia, sino la antigua casa-torre, que sería posiblemente el Palacio de Cabo de Armeria, de Mirafuentes con la que se construyó el frontón de Mendaza y el puente antiguo de Arkijas, tal como me informa el amigo de Mendaza
 
Los términos en euskera entiendo que se han perdido como el idioma en los últimos siglos aunque queden varios Larrá `pastizal’ y similares. Entre los vocablos queda ondalan ‘mejora de las viñas’ que usaban en Sorlada, y otros que cita Pablo Antoñana, eminente escritor y cronista de la zona, como zaborra, baldarra, ondarra, gallur…
 
Actualmente los niños y muchos jóvenes de Mirafuentes, Ubago… hablan euskera, al igual que bastantes vecinos que originarios o no, tienen su segunda residencia allí, tal como tuve ocasión de hablar y me comentó Maria Asun, esposa de Rafael González Arana, cuyo hijo decidió de adulto aprender euskera sí o sí, y lo consiguió, al igual que sus nietos.
 
Una sorpresa del mundo pelotazale, es que con motivo del reciente partido de Irribarria en Los Arcos, el frontón se llenó. La razón es que le tenían por pelotari local, ya que un ascendiente de apellido Abaigar era de la localidad. También me dijeron que Mendizabal tenía ascendientes en la Berrueza, lo mismo que Nagore en Oco/Oko. Tres campeones de la zona.
 
El recibimiento y la invitación a volver son detalles que no se olvidan, a la vez que os animo a visitar la zona. Buena semana!
 
Bittor Albizu

Dejar un comentario