Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

08/05/2022

La escobera

LA ESCOBERA DE NAZAR

 

La escobera de Nazar, que pasó a ser de Berrotza y acabó siendo la ESCOBERA DE NAVARRA.

Hoy vamos a conocer la historia de una de las últimas, si no fue la última escobera de Navarra.

La escoba por aquellos años era un instrumento de una gran utilidad y en todas las casas había bastantes. Las calles estaban sin encementar y la única forma de limpiar las calles era con estas escobas de biércol, resistentes y fuertes. En la época de la trilla, era el utensilio más empleado en las eras, tanto para recoger los granos que se desparramaban por la era, como la paja. Igualmente cuando la trilla era con trillo y había que aventar, la escoba era imprescindible para separar el grano de las cazajas y pajas grandes. También se empleaba para barrer las calles, los corrales y cuadras.

Modesta Carlos había nacido en Asarta, se casó con José María Zudaire, que fue el que hacía las escobas.

Sobre el escobero de la Berrueza existen Un vídeo de la colección Tradiciones y costumbres en Tierra Estella del Escobero de la Berrueza, en este vídeo ya no aparece José María Zudaire, si no su hijo Fidel Zudaire. En él se explica cómo y cuándo se hacen las escobas. También en Asarta Andrés Piérola hacia las afamadas escobras de biércol.

José María subía por la mañana temprano al monte con una burrilla, los meses de enero, febrero, marzo, abril, septiembre, octubre, noviembre o diciembre. Solamente en esos meses se podía cortar el biércol. El resto de meses además que no convenía cortarlo, había tareas en el campo que no dejaban ocuparse de estas tareas secundarias.

Tanto José María como su hijo Fidel conocían los lugares dónde recoger el material para elaborar las escobas, lugares húmedos y no muy cercanos al pueblo.

José María y Modesta, se casaron muy jóvenes, y como era costumbre en aquella época principios del siglo XX comenzaron a tener hijos y más hijos. Por lo menos 10, había que sacar una familia sin muchas tierras a 10 hijos e hijas adelante. Todas las ayudas eran pocas, así es como José María acudía muy de mañana al monte, toda la mañana recogiendo ramas de biércol, bien atadas las ponía en las artolas del burro, y tomaba el camino para Nazar para llegar a comer.

Los ramilletes se dejaban secar bajo una gran piedra que iba moldeando los ramilletes. En la época de hacer las escoban se cogían tres ramilletes, se unían y se ataban con cortezas de matas verdes. Con un hachuela se recortaban las puntas. Normalmente se le ponía un mango de chopo.

Una vez elaborada la escoba llegaba la tarea de la escobera, de Modesta, que no era otra que coger una veintena de escobas e ir con la burrilla hasta Los Arcos, a Viana, Sesma o Lerín a venderlas. Los jueves llegaba la Estellesa, en los meses apropiados ahí estaba Modesta esperándola con 25 escobas para venderlas en el mercado de Estella.

La venta siempre fue tarea de Modesta una mujer de cara redonda, vestida de negro, no de gran estatura, pero de complexión fuerte, de espaldas anchas y que tenía una gran fuerza.

 

 

Dejar un comentario