Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

17/02/2018

7. Piquera

Toma ya, en ningún diccionario he visto la definición de lo que para nosotros es la PIQUERA. Los tejados de los pajares, de las casas tenían un agujero de un metro y medio por un metro y medio aproximadamente que se tapaba con troncos, bojes y tejas y que todos los años en la época de la trilla se abría, se destapaba y era por allí por donde se echaba la paja, que se llevaba de la era hasta el pajar en grandes mantas. Era una labor muy bonita, y tal vez sea de la que con más encanto conservo de la juventud, pues era una gozada llevar una manta que abultaba dos veces la persona. Ya con 12 años o antes cargábamos con estas grandes y aparatosas mantas, que por cierto no pesaban mucho, pero que era preciso colocarlas bien entre los hombros y la cabeza, ya que había que ascender por una escalera de palos hasta el tejado.

manta.JPG

Era maravilloso ver a cuatro o cinco hombres en renque dirigiéndose desde la era al pajar. Tampoco tengo fotografía alguna, en aquellos tiempos la máquina fotográfica era un aparato extraño, y se empleaba más para los acontecimientos religiosos, de fiesta que para las labores cotidianas del campo.

Junto a la Piquera, menciono la pajera, un rectángulo de unos dos metros de largo por uno y medio de ancho y una altura de un metro,  lugar dentro de la cuadra donde se recogía una cantidad de paja no muy grande, la de consumo y empleo para las cuadras durante tres o cuatro días, por lo que era preciso traer la paja del pajar hasta la pajera, normalmente se hacía en cunachos o en grandes sacos de paja.

Comentarios

Bueno esta entrada está teniendo muchas respuestas en otro lugar. Felix Ibarrola Piérola, albañil, comenta que el ha cerrado cientos de piqueras en los tejados que ya no usan la piquera. No me extraña.

Hilario de Jarandilla de la Vera, ha comentado las labores agrícolas de esa zona, en la provincia de Cáceres, comunidad autónoma de Extremadura.

Marisa de Asarta, la del Monreal, nos ha recordado dos palabras que tienen relación directa con la trilla, TAMO (que no sé lo que es) y PARVA.

Poli de Desojo, familiar del Nazareno, hermano del Miguel, Pablo y Mauricio que se fue a vivir a Desojo, ha dicho que la actividad de prensar la paja, que traían los mayores con las mantas (MÁRREGAS), la llevaban a cabo los niños y se denominaba TACUÑAR (tampoco ni idea, no había oído esta palabra)

Y por fin Gregorio de Azuelo, el del Ireneo y la Aurea, que ahora vive en Cataluña, nos ha recordado que a esas mantas llenas de paja, se le denominaba MÁRREGA, y a la acción de pisar y colocar la paja se denominaba ZAMUQUIR.

Pocas veces me he visto tan contento con tanta aportación y tan interesante, analizaré con detenimiento los nuevos términos a ver si pueden tener un origen o relación con la lengua vasca, como bien sabéis tengo elaborado un diccionario con todas las palabras que se conservan en nuestra zona y que tienen relación con la lengua vasca, es una pena que no se haya hecho en el siglo XIX o a principios del XX, pues en esos años se ha perdido una gran cantidad de palabras y justo las que más relación podían tener con el euskera, pues son las palabras que tienen relación con las labores agrícolas, instrumentos rurales que ya no se usan.

Anotado por: Gerardo | 18/02/2018

Marisa, pues sí, los de Asarta tenéis un vocabulario más rico que los de Nazar. TAMO: Polvo o paja menuda de varias semillas trilladas.
Ah y lo que siempre se me olvida poner de cuando nos tocaba estar dentro del pajar colocando la paja, para que cupiese más, y no se atascasen los tubos de la trilladora, junto con la paja llegaban trocitos de otras plantas más duras, trozos de grano que con la fuerza que traían si te daban en la cara o en los brazos hacían daño.
Era precioso ver con que fuerza, y como salía la paja por el tubo, cuando estaba en el exterior y se hacía un pajuguero es cuando se disfrutaba, ya que como bien dice Poli, no era sencillo, ni fácil estar en un pajar de dimensiones no muy grandes y que el espacio cada vez se iba haciendo más pequeño. De todas maneras, aunque sudábamos la gota gorda estábamos más que preparados para esos quehaceres.

Anotado por: Gerardo | 22/02/2018

Dejar un comentario