Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

22/06/2018

Religión

El Parlamento de Navarra esta semana se ha portado ha echado para atrás dos proposiciones de ley, que para algunos eran básicas, no han sido capaces de ponerse de acuerdo los cuatro partidos que sustentan el Gobierno.

Una pena.

La primera se pedía que los funcionarios euskaldunes pudiesen acceder por medio del concurso de traslados a las plazas en las que el euskera no es obligatorio, siempre que cumpliesen con el resto de condiciones. Ezkerra-Izquierda votó en contra. Su argumento ha sido que si existe vulneración de algún derecho los cauces son los tribunales o la negociación en Mesa General. Podemos se ha abstenido argumentando que este debate se debe de dar en la mesa de la administración y no en el Parlamento. Parece bastante lógico que los funcionarios se puedan presentar a las plazas de castellano, pues se da pon entendido que dominan el idioma. En definitiva el Parlamento navarro ha decidido que los funcionarios con euskera preceptivo puedan cubrir las vacantes en castellano.

La normativa vigente establece que quienes accedan a plazas de la Administración para las que sea preceptivo el conocimiento del euskara o de algún idioma comunitario «solamente podrán participar posteriormente en la provisión de las vacantes de su respectiva Administración Pública para las que el conocimiento de dicho idioma sea preceptivo para su desempeño».

Sin duda con esta medida se penaliza a los empleados que tienen el plus de dominar dichos idiomas. Bastante raro si no se tratase del euskera.

La segunda se pedía que se redujesen las horas de religión en educación. En este caso ha sido Geroa Bai la que ha votado en contra. También para estos tampoco este era el foro…

Una pena.

Dejar un comentario