Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

04/07/2022

Navarra-2

1516. Muere Fernando el Católico, la situación en Navarra todavía empeora un poco más. El Cardenal Cisneros ejerce de regente, no se fía de ni un solo navarro. Ordena desmochar las torres y destruir las murallas de las ciudades navarras, a excepción de Pamplona. Donde además construye la ciudadela. Pretende tener el control total del reino, ya nadie tendrá el atrevimiento para seguir revelándose o ir contra los castellanos, ni les quedarán fuerzas para ello.

El desgaste y agotamiento de los agramonteses fue grande, como ya he dicho anteriormente fueron duramente perseguidos, obligados a huir y desposeídos de sus bienes, con lo que cada vez era más difícil resistirse a los castellanos, que coparon todos los puestos de la Administración, de la Justicia y de la Iglesia.

 

Mariscal de navarra.jpg

Sin embargo, los reyes navarros, Enrique II y Margarita de Angulema no cesarán en el empeño de echar a los castellanos del Navarra. En 1521 toman la plaza de Donibane Garazi, entran en Pamplona sin dificultad y se encaminan a Logroño, con la intención de apoyar a los Comuneros de Valladolid levantados en armas contra Carlos V. Sin embargo, los comuneros son derrotados, las tropas navarras al mando de Asparrot no logran entrar en Logroño y en su retirada son aniquilados en la batalla de Noain.

 

Lo ocurrido después lo conocemos todos. Un grupo de aguerridos guerreros se hacen fuertes en Amaiur y en 1524 las tropas navarras son vencidas en Hondarribia, y la mayor parte de ellos son detenidos y encarcelados.

 

1530 sin embargo podía haber sido un año recordado para la posteridad, Carlos V derrotado abandona Donibane Garazi y parecía que toda Navarra quedaría bajo Enrique II. Durante todo el siglo XVI se intentó por medio de casamientos y por las armas de conseguir la Alta Navarra. En 1560 se intenta de nuevo poseer toda Navarra, fue anhelo que no se olvidó, en todos los tratados y escritos se reivindicó su posesión, en ese mismo año se acudió a la Corte Romana de Pio IV para que intercediera para que Navarra se unificase y quedase bajo el reinado de Enrique II y Margarita de Angulema.

Durante la paz general hispano-francesa de 1558-1562 Antonio de Borbón marido de Juana de Albret intentó la reunificación de Navarra.

Dejar un comentario