Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

28/09/2022

AGUA

AGUA. Publicación con los 118 relatos patrocinado por el Hotel Latorrien de Ane.
Los seis ganadores ya habeis tenido ocasión de verlos. Entre ellos uno de David Perez Arana de Desojo.
Voy a destacar alguno de los otros 112 restantes...20220927_193115.jpg
 
SED de Ana Prado. Solo quedó en pie la fuente de piedra, con su grifo de latón, donde la abuela llenaba de agua fresca los bidones de cristal...
 
Serpientes plateadas de Veronica Garcia. Mi abuelo se sentaba en la entrada de nuestra tienda de lona, justo cuando el sol se habia escondido... Y nos contaba historias de agua...
 
La mula Margarita de Pedro Gil. El pozo se habia secado, ya le dolía el cuello de mirar hacia el cielo, aunque sabía que nunca puede llover en un firmamento sin nubes...
 
Soy tu agua, mi amor de Aintzane Iriberri. Muchas noches sueño con aquel manantial, con su sonido relajante y con sus aguas cristalinas...
 
Agua de lluvia de Mario Gomez. No hay quién os entienda,. No comprendo estáis llevando a vuestro planeta a una situación apocalíptica... si no me cuidaís llegará el momento que el caos, la hambruna, la sed serán algo más que una utopía.
 
La gota de Ana de la Fuente. Yo prefiero el verano, la verdad. Luego cuando llega el otoño, todo se complica y nunca sabes a donde vas a ir a parar, con ese viento tan molesto...
 
Los buenos actos siempre ayudan de Jesus Vicente de Molina.  Lo supe al encontrar el cuerpo junto al pozo, un charco de agua con arsénico al lado de ella...
 
Escasez artificial de Santiago Perez. Las restricciones de agua en los cuarteles son por el bien de Canarias; el agua se reserva para el turismo...
 
Tocar fondo de Miriam Sanz. Por fin tengo paz, pero ¿Por qué siento que algo está mal?
 
Cuando éramos niños de Victor José Castillo. Ya sé que la piedra del abrevadero está algo rota y que el bronce del caño luce desgastado...
 
En el puente nuevo de Albino Monterrubio. Solíamos cazar renacuajos alli abajo, cerca del Plantío. los había a docena. Los guardábamos en un bote de plástico y hacíamos competiciones...
 
La cascada de Cándida Moreno. Desde su pezón izquierdo, incesantes gotas cristalinas rodaban, recordándome que era una imagen en movimiento.
 
Agua de Ana. Y él al besarla y acariciarla por debajo de la falda, hizo estallar en ella todas las constelaciones del universo...
 
Blancanieves y los seis mil cerditos de Luis Royuela. Pero lo peor de todo era la contaminación de los acuíferos de la zona, lo que había provocado que ninguna actividad agrícola o humana fuese posible.
 
En busca de aire y futuro de Tamara Garcia. Bajamos del autobús y vi llover por primera vez, mis padres lo vivieron como un espejismo.
 
Ayana de Maximiliano Jarque. Hay noches que sueño que no tengo que madrugar tanto ni recorrer largas distancias, que tenemos agua potable en la aldea...
 
Lluvia de Antonio Pigafeta.  Mientras llueva y no salga el duque no hay problema.
 
Agua me contó de Mariano. Donde antes había desierto, ahora surgía hierba desbordante de vida. Alegres y felices jilgueros silbaban y revoloteaban
 
Moana de Olga Solans. Los poderosos se hicieron con el control de la poca agua que quedaba, por lo que también controlaban los alimentos.
 
Prólogo de Gerardo Luzuriaga. 

Este Certamen tiene como objetivo estimular el cultivo de las letras, el arte y la literatura. Bien sabemos que no tiene la categoria del Premio Nadal o el Planeta; pero quién sabe si no descubriremos y daremos pié a descubrir algún escritor local o nacional que hasta ahora no ha tenido la oportunidad de exponer sus cualidades literarias.

 

Los certámenes literarios tienen su origen en los juegos florales, los primeros se celebrarón en Toulouse para impulsar la poesía provenzal en el siglo XIV, en el siglo XIX se vuelven a instaurar en Barcelona tomando como lema Patria, Fides, Amor (Amor a la Patria). En Euskal Herria, los primeros certámenes se celebran en Elizondo en 1789 con el fin de promover el euskera, le siguieron certámenes en las principales ciudades navarras. Desde aquí nos comprometemos a dar cabida a los trabajos presentados en euskera en las siguientes ediciones.

 

Que el hotel LATORRIEN DE ANE de un pueblo pequeño patrocine un Certamen de literatura, que el Ayuntamiento de este pueblo MUES (Navarra) sea su colaborador es un acontecimiento de agradecer y reseñable, que quedará reflejado para los tiempos venideros.

 

Este certamen tiene la característica de ser universal, tanto por el tema, el agua, fuente y origen de la vida, como por los participantes, de varios lugares y comunidades, se han presentado nada menos y nada más que 118 trabajos como por la calidad de los trabajos presentados, esto lo podéis apreciar en este libro; pero también tiene el sabor local, que hace que las cosas cercanas sean más estimadas y más amadas, y es en este punto donde quiero colaborar con esta introducción dándole un color local a tanto arte y literatuta universal.

 

Berrotza todavía hoy derrocha humedad y frescura, valle con manantiales, ríos y riachuelos. Aunque no tantos como ayer, pero más abundantes y caudalosos que mañana.

Manantiales, fuentes, fuentillas, pozos, charcas, balsas y hasta lagunas, antaño, hasta hace cuatro décadas, esplendorosas y numerosas, hoy secas a punto de desaparecer.

En el recuerdo quedan aquellas fuentillas que manaban en cualquier ribazo de las piezas de cultivo, que saciaban la sed de los segadores en los inacabables días de verano. Riachuelos donde crecían brezos, colas de caballo, y vivían cangrejos y hasta ratas de agua, complementos alimenticios de las familias más humildes.

 

El río Odrón nace en la vertiente meridional de la Sierra de Codés, atraviesa las tierras y pueblos del Valle de La Berrueza: Otiñano, Nazar, Mirafuentes, Ubago, Cábrega, Mendaza, Sorlada, Mués, Los Arcos... Durante siglos se han aprovechado sus aguas para el riego, ferrerías y molinos, como el del Congosto, en funcionamiento hasta no hace muchos años. El río Ega pasa por el término de Acedo, pueblo más al norte del valle. En el subsuelo entre Piedramillera y Acedo se encuentra el mayor acuífero de Navarra, Alborón. A medio kilómetro de Mués, en Remojapán, se conserva una presa romana del siglo I en un excelente estado de conservación, la encontramos tal como se construyó; en ella podemos observar los grandes sillares de piedra perfectamente labrados y la torre de estructura de madera que regulaba el caudal de la presa. Una joya monumental guardada durante siglos.

El valle de La Berrueza a pesar de contar con el mayor acuífero de Navarra, a pesar de que ya los romanos construyesen una presa con las aguas del humilde río Odrón, hoy pasa sed, pero sin duda menos que mañana.

No sólo las fuentes, también los árboles, plantas y campos imploran esas apreciadas gotas de agua que hacen resurgir la vida.

Año tras año se secan más manantiales, especialmente aquellos que brotan de las capas freáticas más altas.

Los arbustos y plantas de las pequeñas cimas del sur del Valle se marchitan, dejando la tierra rojiza al descubierto, dónde las rocas más duras y resistentes forman caprichosas y bellas figuras antropomórficas, dando lugar a paisajes envidiables, pero improductivos, fruto de la fuerte erosión del viento y del sol.

Las plegarias de nuestros antepasados a la Virgen de Codés y a San Gregorio Ostiense las sustituimos hoy por manifestaciones reivindicativas, (tan infructuosas unas como las otras), con la ilusión que los responsables de las extracciones extremas y excesivas de agua de los pozos de Mendaza sean conscientes del efecto que ello tiene en la conservación de la Naturaleza y en el agotamiento de los manantiales. Aguas subterráneas, no visibles, pero que nos abastecen y son la fuente de nuestros manantiales y ríos desde hace millones de años; pero que sus explotaciones al límite están poniendo en peligro este tesoro oculto bajo nuestros pies, en las tierras de nuestra querida Berrotza.

 

 

Dejar un comentario