Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

10/04/2019

Trujillo

IMG_20190405_174747_826.jpgIMG_20190405_174807_603.jpgIMG_20190405_185212_073.jpgIMG_20190405_180251_703.jpg

Llegamos con el autobús hasta la misma plaza de Trujillo. Nos recibe la estatua de Pizarro a caballo, el guía nos explica detalladamente los edificios de la plaza, los arcos que sirvieron de mercado, como en casi todos los lugares.

Nos detenemos en el Palacio de los Marqueses de la Conquista, propiedad del hermano de Pizarro. Sorprende el escudo en esquina grandioso, en el que destaca Moctezuma con las manos metidas en los dos cofres de oro y plata que pagó por su libertad (aunque en realidad fue una habitación llena de oro), Pizarro no cumplió la promesa y mandó ajusticiarlo. En el escudo destacan los jefes americanos apresados con cadenas, y varios detalles más bien contados por Tomás nuestro guía.

 

Recorremos los diversos palacios, donde nacieron y vivieron los jefes invasores que partieron para América. La casa de Orellana. La casa fuerte de los Escobar… Curioso es el caso de Maria Escobar, que partió en uno de los viajes y fue la que introdujo en las Américas el trigo y la cebada.

 

Llegamos al aljibe árabe, una alberca abierta en medio de la ciudad. Y tras pasar por otros palacios de los Chaves… llegamos al Alcázar, castillo majestuoso que domina la comarca… Nos detenemos en la estatua al párroco Paco, muerto en 2006, apreciado en Trujillo, especialmente por las labores sociales que hizo en favor de los más desfavorecidos, se cuenta que una vez le regalaron un par de zapatos, pues los que solía llevar estaban bastante estropeados y de camino a casa encontró una persona que todavía los tenía más desgastados que los suyos y se los regalo.

 

Finalizamos la visita en la misma plaza donde la comenzamos, deteniéndonos en el Palacio de los Duques de San Carlos muertos de frío pues el tiempo empeoró durante la tarde hasta caer copos de nieve con rachas tolerables de viento frio.

 

Este día nos dio tiempo para jugar una partida al mus antes de cenar y Jabi y yo fuimos vapuleados por José Luis y Carrasco de Mendaza.

Dejar un comentario