Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

28/03/2020

Una crónica anunciada. EL Corona virus.

Una enfermedad muy mal gestionada por los gobiernos de Euskal Herria y también por el Gobierno de España. Tarde y mal.

Los ciudadanos han ido por delante de los gobernantes.

La semana del 9 al 15 de marzo los ciudadanos comenzaron a pedir medidas a los gobernantes.

El 11 miércoles los trabajadores públicos pedimos la implantación de servicios mínimos en la Administración. No se podía admitir el estar codo con codo cerca de 2000 personas. También las grandes empresas hacen presión para no tener que acudir todos al trabajo.

El viernes 13 se  reune la mesa sectorial, no se hace caso a las peticiones de los trabajadores. Lo interpretan como peticiones de unos vagos que no quieren trabajar.

El lunes 16 las situación se hace crítica, las protestas son notorias.

El martes 17 idéntico panorama. Por fin a la tarde publican  la resolución donde se dice que solo los trabajadores en puestos críticos acudirán a los puestos de trabajo, el resto trabajarán desde casas.  Algunas grandes empresas también hacen plante y cierran algunas cadenas de producción.

El miércoles 18 por la tarde es cuando en realidad se envía a casa a los trabajadores de la administración pública, lo mismo ocurre en el resto de administración foral y local.

El Gobierno, los gobernantes han andado tarde y mal. Para estas fechas una gran parte de la plantilla ya puede estar contagiada.

El jueves 19 a las dos de la tarde  Urkullu tomas medidas que ya eran seguidas por la mayoría de los ciudadanos. Se queda corto de nuevo.

Sanchez anuncia la situación de alarma, tras estar reunido todo el día a las 10 de la tarde. Algún día sabremos los pormenores de esa reunión donde se acaba con las competencias de las Comunidades Autónomas. Se legisla una serie de medidas confinamiento en casa, salvo para hacer las compras, pasear a los perros e IR A TRABAJAR.

Viernes 20. Muchos ciudadanos se trasladan a su segunda vivienda en los pueblos y lugares de veraneo, a pesar de estar prohibido.

Por iniciativa popular se aplaude al personal sanitario. Sin hacer un análisis de los recortes habidos en materias de sanidad, cultura, educación por los gobiernos derechistas anteriores. Los que no han movido ni un pelo para criticar dichas medidas aparecen entusiastas ante estas medidas simbólicas.

Lunes 23. La enfermedad y los muertos van en aumento. 164 muertos en Euskal Herria. Se siente el temor en la población. La Administración Pública dicta una resolución para sus trabajadores por la que los que tienen enfermedades especiales o tienen más de 60 años trabajarán desde sus casas.

Miércoles 25. Protestas de los trabajadores que tienen que acudir a sus puestos de trabajo y vuelven a sus casas, con el peligro que conlleva para ellos y sus familiares. Se hace patente la lucha entre el mantenimiento de la economía (Gobierno, empresarios) y la salud (Sindicatos abertzales, trabajadores). Los trabajadores se quejan de que las empresas no tomen las medidas de seguridad sanitarias necesarias.

Jueves 26. El Gobierno español prolonga por otros 15 días el estado de alarma. Las obras públicas siguen en marcha,  obras civiles, el tren de alta velocidad, obras para  el metro, empresas para hacer aviones, armas, automóviles…

Siguientes días no cambia mucho… 

Dejar un comentario